miércoles, 22 de junio de 2011

¿Sabes qué?

Pensando un poco me he dado cuenta de que apenas puedo vivir sin ti. De que cada vez que me caigo, tu estás ahí para levantarme, de que cada vez que te necesito, tu estás ahí para lo que haga falta, de que tengo una joya. Nos han pasado muchas cosas, hemos discutido, nos hemos reconciliado, pero no me arrepiento de nada. Por que, ¿sabes qué? TE QUIERO